Isis, de 15 años

Esta entrada está dedicada a Isis, una gatita carey preciosa con una humana que adora a los gatos y que nos ha enviado sus fotos para poder ilustrar el texto. Isis tiene ahora 15 años pero fue abandonada en un garaje a su suerte con sólo tres mesecitos, aterrorizada, sucia, hambrienta, desnutirida y tan delgadita que no se le veían ni los ojos, no sabían si era gato o gata,  de echo permaneció una semana ingresada hasta que estuvo fuera de peligro y la pudieron llevar a su hogar, eso si  gracias a Nieves  su historia durante estos 15 años se ha tornado muy feliz desde que la rescató.

Gracias a ella he conocido un poquito más sobre estas gatitas tan especiales y digo gatitas ya que según he consultado, los gatos carey son muy difíciles de reproducir, porque la genética del cruce siempre da una hembra. Parece ser que eso debido a la base del color rojizo que es cromosoma X (femenino) y los machos que nacen suelen ser estériles. De hecho las tonalidades de su pelaje es su característica más llamativa, único e irrepetible y aún en el caso que se clonara a uno de estos animales, si, el proceso saldría una gata carey pero con las manchas de su manto posicionadas en distinta forma. Existen curiosidades genéticas y geográficas sobre la procedencia de estás gatitas pero prefiero haceros partícipes de una leyenda preciosa que he encontrado en la red y que  !creo que es cierta!, bueno juzgar vosotr@s mism@s. Para ti ISIS.

imagen de: bajoaragonesa.org

 …Erase una vez hace muchos siglos, el Sol estaba cansado y quiso dejar de ser el centro del Universo, un ser anónimo y despreocupado por un tiempo, pidió insistentemente ayuda a la Luna para que lo ocultara durante el período que él pasara en la Tierra, para que nadie se percatara que él se había marchado. Tal fue la insistente súplica que la Luna acabó cediendo y un hermoso día de verano cuando el sol más brillaba, poco a poco lo fue cubriendo.  Para que en la Tierra no se dieran cuenta  de la repentina oscuridad, el Sol  que lo quería era sentirse libre sabía que, para disfrutar plenamente de esa libertad  se tenía que convertir en el ser más perfecto más ágil, rápido, astuto y discreto que existía en la Tierra; y pensó en !una gata negra! . La Luna, cansada, no cumplió su palabra y poco a poco se fue apartando dando lugar a la claridad.

Cuando el Sol se percató fue demasiado tarde y tan rápido salió hacia el cielo que se dejó en su cuerpo terrenal (la gata negra) parte de él, cientos de rayos de sol se quedaron dentro.  Su lomo negro se vio dibujado por cientos de rayos rojos, amarillos, naranjas y ocres. Se cree en su origen solar y lo que la gente no sabe es que se les atribuye propiedades mágicas puesto que atraen la energías positivas, en Japón son muy preciadas puesto que se les considera portadoras de buena suerte. Isis, la de la foto, es una gata solar,  sin duda, miles de rayos de sol se distinguen en su pelo, si hacemos caso a la leyenda  podríamos asegurar que disfruta de una parte  naturaleza gatuna y una parte naturaleza divina.

La sabiduría popular dice que el origen solar de las gatas tricolor-carey  tienen  propiedades mágicas que  traen buena fortuna y emanan, como los rayos solares, una energía positiva y vivificante.
Anuncios