Siempre me ha llamado mucho la atención el modo en que mis gatos nos informan de su estado de ánimo a través de sus orejas. Las mueven a su antojo en dependencia de la situación anímica en que se encuentran; de atención, en alerta, de defensa, de ataque, de sumisión….
Cualquiera de los que tenemos gatos hemos aprendido a identificar muchos de estos movimientos e identificarlos con lo que nuestro gato siente en cada momento y el estado de ánimo por el que pasa, pudiendo prevenir de este modo un posible ataque. Sus orejas son móviles y están controladas por más de 20 músculos ¿curioso no? las  pueden girar hasta 180º !increíble!,  echarlas hacia los costados, tirarlas hacia atrás, colocarlas de punta, moverlas de arriba a abajo e incluso achatarlas.
Si tu gato se siente feliz se encontrarán hacia arriba y en constante movimiento girando hacia la dirección de cada sonido que escuchan, si por el contrario está enfadado veremos que sus orejas se encuentran hacia adelante formando un ángulo, si las tiene de frente y levantadas tu gato está alerta y atento, una oreja hacia el frente y otra hacia atrás indica que no sabe que decisión tomar, si las mueve de un lado a otro se siente amenazado y está buscando escabullirse del problema. Todo esto en cuanto a lo que advertimos en casa al convivir con ellos, tenemos que saber igualmente que su oído está dividido en tres partes; la pinna que es la parte de la oreja que vemos en el exterior, el color de su interior es rosado pálido, el canal auditivo externo y el oído medio con su tímpano.
Si en cambio notas que se rasca sus orejas muy a menudo y menea la cabeza de lado a lado como queriendo eliminar algo de dentro del oído, debes de llevarlo al veterinario por una posible infección de ácaros, nada grave pero muy molesto para ellos que debemos de eliminar, puesto que puede contagiarse a otros gatos si tienes a más de uno viviendo contigo.
Date cuenta que su sentido de audición es la parte integral de un cazador nato, es una zona muy sensible y debe de estar en perfectas condiciones, de este modo evitaremos las infecciones y aunque nuestros limpios mininos las incluyen en su proceso de higiene diario, no está de más complementar esa limpieza.
Debemos limpiarlas cada 15 días con un producto apropiado y nunca con bastoncillos de algodón ya que podríamos causarles daños irreparables, hay soluciones específicas y apropiadas a su fisonomía, que son naturales y totalmente inocuas para ellos.
Cómo curiosidad apuntaré que no se sabe a ciencia cierta si los gatitos nacen sordos, tienen sus canales auditivos cerrados pero te doy una pequeña orientación para saber que todo marcha bien; después de las dos primeras semanas de vida el gatito comienza a orientarse a través del sonido, a las tres semanas aprende a reconocer sonidos, es entre la 5ª y la 8ª semana cuando el canal auditivo comienza a abrirse.
Son asombrosos nuestros gatos ¿a que si? Me gustaría que compartieras alguna otra señal que no hubiera mencionado en esta entrada.   Soy todo oídos. Miauuuuu
Anuncios