Princesa, preciosa gatita tricolor
Princesa, preciosa gatita tricolor

Elena me ha pasado esto de la noche de Princesa y sus chicos pero creo que es mejor que lo copie tal y cómo me lo ha enviado. Esto es lo que nos cuenta Elena;

Ayer por la noche dejé a mis niños en el salón y a Princesa por el resto de la casa porque no hacía más que llamarme en cuanto salía de la habitación. !Y no veas! que con el calor que está haciendo,   no quería dejarla ahí solita.  Así que se paseó por toda la casa,  estuvo investigando un poco y al final se quedó en su cuartito pero con la puerta abierta.

Hemos dormido como troncos , mis niños en el salón fresquitos y nosotras cada una en un lado pero sabiendo que estábamos ahí.

Esta mañana cuando me he levantado y le he cerrado la puerta ha empezado a maullar, así que he dicho !venga!  esas presentaciones ya… no voy a estar todo el día con las puertas “parriba”… “pabajo”…, cerradas, con la calor que hace… así que las he abierto todas y se han conocido.

Al principio creí que Champi iba a estar super huraño y “agresivo” con ella, pero no,  nada más lejos de la realidad .

Ha sido ella quien los ha mantenido a raya mientras se hacían la primera inspección ocular y mis niños investigaban el cuarto de Princesa.

Han erizado un poco las colas pero la chiquitina ha sabido mantener el tipo, así que después de un rato de mirarse e intentar acercarse, mis niños se han sentado tan tranquilitos al lado de la puerta mientras la observaban comer, limpiarse… casi me caigo de culo cuando han entrado y se han subido a unas cajas y se han quedado ahí tan panchos; y ella tan tranquila… !!ayyy!! que contenta me he puesto!!!!!

De momento no deja que se acerquen demasiado, les bufa un poco, pero no se pone agresiva ni nada; imagino que es por la vida que ha llevado en la calle…!pobrecita!  así que mis niños están tranquilitos y ella también con todo el piso para ellos y sin puertas cerradas.

Princesa sigue comiendo como si no hubiera un mañana aunque ya con menos ansiedad.

Cuando le acaricio el lomito le noto todas y cada una de las costillas, me da una penita. Pero ella enseguida me frota la mano con su cabecita y se pone super mimosona, !!me la comería a bocaditos!!

Le sigo poniendo el colirio para los ojitos y le pongo betadine rebajado con agua para el muñon del rabito que todavía le quedaba un poquito por cicatrizar.

Por lo demás se pasa el rato durmiendo, comiendo y observando la calle desde la ventana. Se porta super bien!!.

Vamos a buscarle una casita a esta Princesa, dónde la quieran un montón !porque se lo merece!

Anuncios