Todos hemos perdido algo con esta crisis y en general llevamos tiempo profundamente desanimados. Yo llevo semanas sin escribir a penas entradas en este blog que tan gratificante me resultó hace unos meses…y es que todos tenemos que enfrentarnos día a día con esta difícil situación que nos está tocando vivir, que nos ha cogido de improviso y que por supuesto no nos merecíamos pagar los que la estamos pagando, pero bueno… no va de eso blog y solo quería contaros que yo he encontrado una estupenda “vía de escape”.

Como ya conté allá por el mes de junio decidí hacerme voluntaria del Ayuntamiento de Zaragoza en el área de protección animal y llevo varias semanas subiendo al CMPA colaborando con otros voluntarios a darles un poco de cariño a todos esos pobres animales abandonados a su suerte, muchos de ellos habiendo conocido el calor de un hogar y hoy con terribles historias de abandono y maltrato a sus espaldas.

Dedicarles unas horas a la semana hace que esa semana tenga sentido; un simple paseo, juegos con ellos, una caricia, un cepillado… y hacemos que su monotonía cambie por completo. Ayer decidí quedarme en el área de los gatos… Llegan asustados, desorientados y sin saber porqué están en la calle. Entré junto con otros dos voluntarios y amantes gatunos y nuestra labor consiste en que pierdan ese miedo con el que llegan…así que una vez dentro vamos dejando que se nos acerquen, que nos huelan, que no nos vean como una amenaza.

Algunos al principio se esconden, nos huyen…, pero no nos damos por vencidos, nuestra labor está ahí en socializarlos, en que se les vaya el miedo, que se dejen acariciar y poco a poco lo vamos consiguiendo. A lo largo de la mañana van saliendo a nuestro encuentro, se rozan con nosotros, poco a poco…hasta que acaban encima de nuestras piernas pidiendo caricias, os aseguro que lo malo de la semana se me olvida en solo unas horas que paso en el CMPA con los peludos, es lo mejor de mi semana.

Ayer vine contenta,  nos consultaron como ser casas de acogida, informamos para alguna adopción que !ojala! lleguen a buen fin, porque realmente todos esos peludos; jóvenes y adultos, se merecen un hogar dónde los quieran, los entiendan y puedan dormir calentitos.

Me gratifica mucho formar parte del voluntariado, estoy conociendo compañeros maravillosos y realmente implicados, que te contagian su entusiasmo por ayudar, recuerdo que cuando me apunté una de las chicas me dijo “cuidado que esto engancha” y ¿sabéis? es verdad, solo espero que llegue el sábado para  volver a verlos.

Y recuerda. No compres, ADOPTA.

gatos-felicidadSi te apetece compartir tu experiencia, no lo dudes, escríbeme a masquegatos.blog@gmail.com

Anuncios