Ya sabéis que hace unos meses creé un pequeño apartado en el blog para “bloggers invitados”. A Luis, el bloguero que participa hoy lo conocí como no, por tema de gatos , he seguido el desarrollo de su blog desde el principio, participa en un proyecto periodístico y   eligió a su gato “Quini”  como protagonista de su blog… !y eso me encantó!

 Hoy colabora en el blog:

Luis Álvarez Botas, estudiante de 3º de periodismo en ESNE Oviedo, el autor de su www.elgatodebotas.wordpress.com  para hablarnos de uno de los temas que generan más polémica, la esterilización de los gatos bajo la experiencia de haber esterilizado  a su gato Quini 

(copio íntegro su texto).

Ventajas y desventajas de esterilizar a los gatos y gatas por:

Elgatodebotas

Plantearse la castración es uno de los primeros debates con los que se encuentra una persona propietaria de un felino. En el artículo quedan explicadas las principales ventajas y desventajas que supone operar a los animales, para evitar su reproducción sexual.

En mi caso, no me hacía gracia que mi gato saliese de casa y que de repente la gata de la vecina se quedase preñada, ya que es un lío tanto para los ‘gatinos’ como para ambas familias.

En los gatos, los niveles de la testosterona, que es la hormona sexual, llegan a su nivel máximo a los diez meses, ya que se considera que es el tiempo de desarrollo máximo, dando lugar a comportamientos como marcar el territorio o peleas con otros machos.

Cuando se dice que los órganos reproductores de los machos ya se han formado es la hora de llevarlo al veterinario para una simple operación. En el caso de Quini, con solo tres meses, ya había desarrollado “unos cojones de señor” tal como describió el veterinario y no paraba de buscar una manta para “jugar”.

Por su parte, las gatas a los cuatro meses ya pueden presentar síntomas de estar “en celo”. En caso de ‘vaciarlas’, se impiden comportamientos de inquietud, síntomas de anorexia y un ritual de apareamiento que consiste en levantar la pelvis y mover las caderas rítmicamente, para atraer a los machos.

La operación de los hembras es un poco más compleja que la de los machos, y por ello suele tener un precio ligeramente más elevado (en torno a 120€ frente a los 100 de los gatos).

La ventaja más importante de la castración es que con ella se reducen una gran cantidad de posibles enfermedades. Además, aquellos gatos que vivan en casas tendrán comportamientos más cariñosos y evitaran marcar el territorio, que creo que es lo que provoca rechazo por lo gatos, ya que las personas piensan que su casa olerá a gato.

El principal inconveniente es que los animales pueden sufrir problemas relacionados con los productos usados para anestesiarlos, así como errores quirúrgicos. Además pasan a ser más propensos a desarrollar enfermedades relacionadas con el tracto urinario.

Se debe tener en cuenta, que un gato castrado es más propenso a subir de peso, por lo que puede generar problemas de obesidad. Es recomendable alimentarlos con piensos especiales para animales operados, ya que contienen una menor cantidad de calorías, por ejemplo, aunque Quini es un gato muy tranquilo su peso ronda los 5kg por lo que no ha ganado peso desde que lo operamos.

Fuente del artículo: Clínica kennel

esterilizatumascota

Agradezco sinceramente la participación de Luis Alvarez en mi blog, y  le invitamos a colaborar con

Historias de gatos, siempre que quiera. 

Anuncios