Las flores de bach son 38 esencias florales cuya vibración energética es beneficiosa para cualquier ser vivo.

Se utilizan para equilibrar, no tapan ningún síntoma, trabajan en muchos campos, energético, emocional y físico y siempre equilibran de forma natural. No tienen ningún efecto adverso ni provocan ningún daño.

El Dr. Bach decía que cualquier síntoma de enfermedad o dolor de nuestro cuerpo físico está generado por un desequilibrio o bloqueo, tu cuerpo habla de lo que estás viviendo en tu vida.

Esto también ocurre con los gatos, que muchas veces expresan cosas que nos dicen que algo va mal. Hay que tener en cuenta que los gatos muchas veces expresan síntomas de las personas a los que están vinculados, ellos sienten nuestros bloqueos y nos ayudan a nivel energético a desbloquearnos y, si no nos damos cuenta de ello, acaban saturados y es ahí cuando empiezan los problemas y empiezan a contarnos cosas con comportamientos inadecuados.

Otras veces simplemente es la situación que han vivido las que les hace enfermar o tener problemas de comportamiento, pero siempre es por la  misma razón: están bloqueados y no saben como gestionar todo lo que les está pasando incluso llegando a veces a enfermar de forma física.

Por todo esto las flores son tan beneficiosas. Al trabajar todos los planos del ser humano, equilibran a todos los niveles y esto hace que la curación sea desde la raíz, sin tapar síntomas que luego vuelvan a aparecer. Por esto las terapias florales son tan efectivas pero son duraderas, no son soluciones inmediatas.

¿Cuál es el papel de la persona?

Las personas que viven con los gatos son la clave para que las terapias florales funcionen, no consiste en dar las esencias y no hacer nada más, la persona tiene que implicarse en el proceso.

Como ya he dicho, muchas veces los gatos están representando lo que les pasa a sus personas y por ello es necesario que éstas tomen conciencia de qué es lo que está yendo mal e intenten también solucionarlo.

En este tipo de casos es importante que las personas que viven con el gato hagan también un proceso de evolución en positivo para que todo vuelva a su sitio y el gato pueda estar en armonía e incluso sigan una terapia floral a la par.

En los casos en que el gato está estresado y presenta problemas debido a sus experiencias vividas fuera de nuestra casa (si está en una casa de acogida o gatera), el papel de la persona también es muy importante, ya que va a ser quien le guíe en el camino y la clave de su desbloqueo.

Lo importante en general es trabajar en POSITIVO con el gato, es decir, intentar ver siempre también el problema desde el punto de vista del gato, respetar su naturaleza y entender que nos está contando las cosas con comportamientos inadecuados porque necesita ayuda y sabe que nosotros podemos ayudarle. Hay que saber que no está comportándose así para fastidiarnos, sino porque es su única manera de comunicarse con nosotros y pedirnos ayuda.

¿Cuáles son los problemas que pueden tratarse con Flores de Bach?

  • Eliminación en lugares indeseados (heces, orina)
  • Ansiedad: suele presentarse con trastorno pica (cuando comen plásticos, telas, etc. de forma compulsiva), en casos de ansiedad por la comida.
  • Agresividad, hacia otros gatos o hacia ellos mismos (autoagresiones)
  • Falta de aprendizaje y socialización.
  • Miedo, estados de shock.
  • Inadaptación al entorno, a personas o a otros animales.
  • Enfermedad, depresión.
  • Hiperactividad, aburrimiento.

Cabe decir que cuando veamos un comportamiento de este tipo se debe acudir al veterinario inmediatamente para descartar cosas físicas. Las Flores de Bach ayudan con los problemas de estrés y emocionales e incluso con algunas enfermedades físicas, pero siempre deben de llevar un tratamiento veterinario adecuado.

Se deben de trabajar las partes energética, física y emocional y para ello se necesita soporte de la medicina veterinaria convencional, es un soporte para que el gato se encuentre mejor en ese momento.

También hay veces que un gato está enfermo y ningún medicamento convencional le hace efecto y cuando se comienza a trabajar el lado emocional y energético empiezan a funcionar las medicaciones.

Cada caso es único y particular y hay que analizarlo de manera individual.

Y en resumen…escucha siempre al gato, el sabe lo que te tiene que decir y en qué momento. (Paula Calvo)

Para más información puedes ponerte en contacto con Paula a través del siguiente e-mail:

paula_cf1989@hotmail.com

 

“Si tuviera que elegir un sonido universal para la paz, votaría por el ronroneo”

(B.L. Diamond)

Anuncios