Verano de 2011  principios de junio, por trabajo tuve que ir al polígono de Cadrete en Zaragoza y  lo encontré abandonado en una nave a la que fui a recoger una mercancía, a pesar de haber allí trabajadores ni siquiera le daban de comer, únicamente le ponían agua en un cazuelo sucio…tendría justo un mesecito o poco más,aún así y sin fuerzas que estaba sólo quería jugar y vino hacia mis zapatillas.

 Empezó a mordisquear los cordones y a seguirme durante todo el tiempo que duró mi visita y ya no se separó de mi.

Recogí el material que había ido a buscar, lo dejé en la furgoneta, entré a la oficina y a la chica que había allí le dije que si me daba una caja que me lo llevaba, que allí se estaba muriendo de hambre. Lo cogí y … hasta hoy.

Creerme que es la mejor decisión que pude tomar, llegó a mi vida en el momento ideal y yo a la de él, tenía tiempo para atenderlo, mimarlo y cuidarlo para que se repusiera cuánto antes !nos necesitábamos los dos tanto!

En este puzzle he resumido su cambio hasta la actualidad, se ve claramente el progreso ¿verdad?. La foto que parece en blanco y negro en la esquina superior derecha es la del primer día que llegó a casa, justo pesaba 600 gramos, hoy se acerca a los 6 kgs…

Ha resultado ser un gatito extra cariñoso, muy dócil y bastante tranquilo (dentro de lo tranquilo que puede ser un gato), desde luego es juguetón, claro que se ha subido por los muebles y ha hecho alguna que otra travesura… pero es un gato,  no me enfado, en ningún momento se me olvida de que tengo en casa un ser vivo con su personalidad, sus hábitos y su carácter.

Elvis, en la actualidad
Elvis, en la actualidad